31 diciembre 2009

Memoria rutas 2009


Senderismo 2009
MIMBRERA-RIO ODIEL-LA FIJA*SANTA OLALLA DEL CALA-MINA TEULER*BERROCAL-LA PALMA*EL CAMPILLO VENTAS DE CAMPOFRIO*FUENTEHERIDOS-LOS MARINES*ARACENA-ALTO DEL CHORRITO*PUENTE CALAÑAS-SOTIEL CORONADA*LOS FRAILES-EL MANZANO*EL CAMPILLO-RIO AGRIO*

29 diciembre 2009

Cómo activar tu circulación

La gran solución a los problemas circulatorios es recuperar un estilo de vida que implique moverse más. Pero también ayuda comer mejor, relajarse, respirar aire puro y ser consciente de las emociones.

En los estudios realizados en los últimos años se ha estudiado la influencia benéfica de la alimentación equilibrada, el ejercicio regular, la utilización de los baños, la relajación y el control del estrés, y la supresión del tabaco y de las sustancias o bebidas tóxicas. También el tener buen corazón o, dicho en sentido amplio, el ser buena persona o tener bondad. Todo ello unido plantea un modo de vida saludable en el que cada factor realimenta a los otros.

El gozo de moverse
La gran solución a los problemas circulatorios es recuperar el movimiento natural para las acciones cotidianas: andar, correr, saltar, subir escaleras, trabajar en el campo, bailar… descubrir en la labor diaria el gozo de moverse, una oportunidad de movilizar el cuerpo, de conocerlo mejor y de saber emplearlo con eficacia. Pero cuidado: hacer un ejercicio fuerte para el que no se está preparado, someterse a correr o esforzarse sin entrenamiento la mayoría de las veces produce problemas.

Comer para el corazón
La mejor alimentación para el corazón es rica en frutas y verduras crudas, con 10-20% de -grasa vegetal o no saturada-. Conviene controlar las cantidades y quedarse con un poco de hambre. Entre los alimentos que favorecen el aparato circulatorio se encuentran:

  • La uva. Posee potentes antioxidantes, como el resveratrol y la quercitina, que reducen el colesterol. También mejora la vasodilatación arterial e impide la formación de trombos o coágulos

  • La avena. Tiene capacidad para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • Las nueces y frutos secos. Unas pocas nueces al día (4 o 5) reducen el riesgo de sufrir enfermedades del corazón por sus ácidos grasos omega-6 y omega-3.
  • La soja. Reduce el colesterol y previene la arteriosclerosis. Las otras legumbres también son beneficiosas en este sentido.
    En general, una dieta vegetariana o basada en alimentos vegetales favorece el sistema circulatorio en la medida en que reduce o suprime las carnes, los quesos curados, el huevo, las proteínas y grasas de origen animal, los fritos, la bollería industrial, el café, el azúcar blanco, la sal y las bebidas con alcohol.
    Para recuperar una buena circulación el ayuno puede ser positivo: actúa como un estímulo cardiaco y ayuda a recuperar el peso y a ponerse en forma.

    Plantas aliadas
    No son pocas las plantas medicinales que mejoran la circulación sanguínea:
  • Ayudan al retorno venoso: rusco, castaño de indias y ginkgo.
  • Flexibilizan las arterias: espino blanco, arándano, ajo, olivo, muérdago, cebolla y ginkgo. Todas actúan, además, como buenas vasodilatadoras.
  • Mejoran la elasticidad de los vasos: cáscara de limón y arándano.
  • Evitan trombos: meliloto.
    Aumentan la fuerza cardiaca. La retama incrementa la fuerza contráctil del corazón. Las sustancias que ejercen esta acción están sobre todo en el tallo. .

    Las claves para un corazón sano
  • Camina, muévete, corre y moviliza tu cuerpo todos los días, sin importarte que haga frío o calor, llueva, nieve o luzca el sol.
  • Sigue una dieta basada en alimentos vegetales.
  • Toma abundantes zumos de fruta fresca y evita las bebidas alcohólicas.

  • Elige aire puro y limpio, y no humos de coches ni de tabaco.
  • En la ducha, alterna el agua caliente y fría.
  • Visualízate con fluidez y energía, con un corazón fuerte. Medita.
  • Diluye el estrés y las prisas, aprende a atenuar la la tensión mediante la relajación.
  • Aprovecha todas las oportunidades de la vida para disfrutar de la alegría. Sonríe o, si es adecuado, ríete a carcajadas. En ocasiones, llora para eliminar líquidos y penas al mismo tiempo.


  • Dr. Pablo Saz

    25 diciembre 2009

    Espinaca

    Las tiernas hojas de la espinaca son, además de ligeras, campeonas en varios minerales y vitaminas: de ahí su gran poder preventivo y regenerador

    El poder nutritivo de la espinaca radica en su alto contenido de vitaminas y minerales: 100 gramos de esta verdura aportan dos tercios de las necesidades diarias de vitamina A, la práctica totalidad del ácido fólico, la mitad de la vitamina C y la cuarta parte del magnesio y el hierro que se precisan al día. Además, procura calcio, fósforo, azufre, clorofila, oligoelementos, enzimas y fibra.
    Esta combinación de nutrientes resulta eficaz para potenciar la hematopoyesis o formación de sangre, de ahí que la espinaca sea un reconstituyente idóneo en las anemias. Sus proteínas (2,8%), aunque no sean muy abundantes, son además más completas que en otras hortalizas. El jugo de espinacas ha mostrado su eficacia en estados de convalecencia y para mejorar la anemia, acelerar la reposición de sangre después de operaciones y mitigar hemorragias internas antes de ser intervenidas. También ayuda a regular la digestión y la evacuación intestinal.
    La presencia de secretina en la espinaca, una sustancia que acelera y aumenta las secreciones biliares, pancreáticas, del hígado y del intestino. Por vía tópica las espinacas también pueden aliviar algunos problemas de la piel: si está irritada se puede aplicar sobre la zona afectada un ungüento elaborado con las hojas cocidas.

    Gran poder preventivo
    Ahora bien, el potencial preventivo y terapéutico de la espinaca va más allá. Su consumo habitual ayuda a prevenir ciertas enfermedades y mejorar estados carenciales. Se indica para:

  • Anemia. La espinaca aporta 2,71 mg de hierro por cada 100 g, proporción que supera a la de la carne. Aunque el hierro de origen vegetal se absorbe con mayor dificultad que el de origen animal, la vitamina C, procedente tanto de la propia espinaca como de otros alimentos, favorece en parte su asimilación.
  • Colesterol. La fibra de la espinaca impide la absorción del colesterol y los ácidos biliares, mientras que sus antioxidantes reducen la oxidación del colesterol LDL y previenen la aterosclerosis.
  • Problemas digestivos. Ayuda a depurar el hígado y resulta laxante.
  • Hipertensión. Tres cucharadas diarias de jugo de espinacas ayudan a bajar la tensión en personas propensas.
  • Sobrepeso. Al ser un alimento muy ligero (22 cal/100 g) y vitamínico resulta muy útil en dietas de adelgazamiento.
  • Embarazo. Por su gran contenido en ácido fólico y su poder antianémico, la espinaca resulta ideal en el embarazo.
  • Envejecimiento. Sus antioxidantes –también es rica en vitamina E– protegen la dermis del daño solar y del proceso natural de envejecimiento.
  • Vista. La luteína y la zeaxantina ejercen una potente acción antioxidante sobre las células del sistema ocular y previenen la pérdida de agudeza visual por degeneración macular
  • El cultivo influye

    El correcto abono de los cultivos es esencial para que la espinaca adquiera los nutrientes que la caracterizan. Aportes excesivos de fosfato incrementan la cosecha, pero disminuyen algunas vitaminas, el potasio, el calcio, el magnesio y el azufre. La espinaca de «crecimiento acelerado» resulta, pues, menos nutritiva que la de cultivo ecológico.

    Hay que tener en cuenta asimismo que, una vez cocidas, las espinacas conviene comerlas en un plazo de 24 horas, pues a partir de cierto tiempo se pueden generar sustancias nocivas. Existen muchas variedades, que se pueden tomar crudas, hervidas, al vapor, salteada, gratinada, en pizza…



    Rosa Guerrero

    16 diciembre 2009

    VIVENCIAS EN PEÑA DEL HIERRO V

    LA VIDA EN LA PEÑA

    Este diseminado conjunto urbano compuesto por la Peña de Arriba, la de Abajo, Puerto Alegre y Los Ermitaños, era el escenario en el que transcurría la vida de los habitantes de La Peña, nombre familiar dado al lugar, estando forma­da la población por las quince familias de La Peña de Abajo, las alrededor de cin­cuenta de La Peña de Arriba y entre quince y veinte en el resto de los caseríos.

    Los Accesos

    ...............Tres eran las carreteras que facilitaban las comunicaciones entre el poblado de La Peña y las poblaciones cercanas: la de Nerva, la de La Dehesa y la conocida como de la Estación, pero por ninguna de ella circulaba transporte públi­co alguno que facilitara el acceso al poblado. Nerva y La Dehesa eran los núcleos más cercanos, a los que había que desplazarse andando para poder viajar. Estas carreteras tenían atajos que los caminantes cogían para acortar distancias.
    ................La Carretera de Nerva, la más transitada, era la que comunicaba con esta localidad, distante a 4,5 km. Hecha de tierra, con grandes pendientes y cerra­das curvas, se la conocía como la carretera del Huerto del Loco, huerto que se encontraba aproximadamente a la mitad del trayecto, existiendo en sus proximi­dades, algo más arriba, en el barranco, junto a la carretera, una fuente manantial conocida como "El Chorrito", que daba vida, sobre todo en verano, a los que hací­amos el camino

    ...............De unos 2,5 km la Carretera de La Dehesa, comunicaba con la carrete­ra que unía Riotinto y Campofrío. Su trazado, a finales de los cincuenta, era menos accidentado que el de Nerva y aunque en principio también era de tierra, más tarde fue asfaltada.
    ...............La menos transitada de las tres era la Carretera de la Estación, que par­tía desde la estación de ferrocarril que llevaba al Castillo de la Guardas y a unos 2 km, junto a la Mina Pepito, se unía con la de Nerva a La Granada de Riotinto.

    Abastecimiento, servicios sociales y culturales.

    El agua, la luz eléctrica, los alimentos, el correo, el teléfono y la pren­sa, los servicios médicos, la enseñanza, la iglesia, el cine, el fútbol, las diversio­nes, todo ello, como en cualquier otra población, eran elementos indispensables para la vida de quienes la habitaban.

    El agua

    En La Peña de Abajo el agua potable era de buena calidad y de ella se decía que era muy fina, porque cocía muy bien las legumbres y hacía mucha espu­ma con el jabón. Procedía de un manantial, ubicado al Noreste de la corta, al que se le hizo una galería y por gravedad se conducía por tuberías hasta un depósito regulador, enclavado entre el Polvorín y el Botiquín. Desde este depósito, también por tubería, llegaba a la fuente situada junto al Taller, donde se llenaban los cánta­ros y cubos para el consumo, fuente que tenía además dos pilares en los que bebí­an las bestias. A la Casa Dirección, Casa de Huéspedes y de Empleados el agua lle­gaba directamente por tuberías.

    Para otros consumos, como el de las instalaciones mineras, jardines, huertos, etc., se utilizaba el agua del Dique de Arriba, que mediante tuberías y siempre por gravedad, llegaba a los puntos de consumo.
    ...............Por su parte. La Peña de Arriba obtenía el agua de un pozo, conocido como La Bomba, que aún se conserva, porque era con una bomba manual con la que se sacaba. En ocasiones, un trabajador tenía la tarea de mover el volante de la bomba para abastecer de agua a las personas que iban llegando, aunque casi siem­pre estuvo averiada y había que sacarla con cubos. No todos los vecinos, por escrú­pulo, bebían de aquí y se desplazaban a los pozos de los huertos o a la fuente que manaba en la cabecera del Dique de Abajo, por merecerles más confianza, y algu­nos bajaban a la fuente del Taller.
    ...............Otro lugar de abastecimiento era la fuente de en medio, en realidad una caseta/depósito con un grifo y un pilar, que se encontraba junto a la carretera, a la mitad del trayecto entre la Peña de Arriba y la de Abajo. Su agua provenia de un manantial de las inmediaciones y no tenía mucha aceptación para el consumo por su sabor a hierro, siendo un huerto cercano el que se abastecía de ella.
    ...............Por último, junto al Paseo había otra caseta/depósito con varios grifos y un pilar. Siempre la conocí seca, hasta que en tiempos recientes se le instalaron tuberías desde el Dique de Arriba. En el pasado esta fuente debió de estar en ser­vicio, pero el agua no era potable.

    La Electricidad

    Al principio de la década de los años 50, la que fundamentalmente recuerdo en estas páginas, los cortes de corriente eran habituales, a pesar del buen equipamiento existente para su suministro.
    ...............Existía un gran edificio dividido en tres naves, en cuya fachada princi­pal estaba un gran rótulo con letras de hierro en relieve en el que podía leerse: P.C.MLted. 1910, siglas de la Peña Copper Mines Limited.

    ...............Situado entre las Oficinas Generales y la Panadería, la nave occidental alojaba la central eléctrica, que se suministraba de la subestación que la Compañía Sevillana de Electricidad tenía en las inmediaciones de La Dehesa. Magnífica ins­talación con un enorme cuadro de control de mármol blanco y dos grandes máqui­nas (conmutatrices) que se encargaban de transformar la corriente alterna en continua para el consumo de la maquinaria del Pozo Maestro, el compresor, una excavadora que se encontraba en el vacie, además de las Oficinas, los Talleres y otras máquinas que entonces funcionaban con corriente continua. En la nave oriental se ubicaba el compresor de grandes dimensiones, una máquina que originalmente fue de vapor, pero que en esta época funcionaba con motor eléctrico. Y la nave central alojaba la caldera, que en otros tiempos suministraba de vapor a la máquina del compresor y probablemente a algún generador de corriente.
    ...............En la bocamina había otra caldera de vapor para el funcionamiento de forma alternativa con el motor eléctrico de la máquina de extracción de Pozo Maestro. La recuerdo, en un periodo de fuertes lluvias, desaguando la contramina que se había inundado. A toda velocidad una cuba subía cargada de agua y otra bajaba para llenarse, cubas que en casos de inundaciones del interior sustituían a las jaulas por las que se accedía al fondo de la mina.
    ..............El combustible de la caldera de vapor era la cepa de brezo, planta autóctona que abunda en la zona. Este mismo combustible se empleaba en las locomotoras de vapor que arrastraban las vagonetas por el exterior de la mina y como leña para las chimeneas de las casas, en las que se utilizaba como iluminación la lámpara de carburo, a la que llamábamos joco, y el candil de aceite como alternativa a la ausencia de alumbrado eléctrico.
    ..............En estos años en Los Cuarteles no había electricidad, pero sí los postes de la línea, como si en una época anterior hubiera existido. Algún liempo después se montaron los cables y en cada vivienda se colocó una sola lámpara, desde cuyo casquillo y mediante un triple, se conectaban los primeros aparatos de radio. Años más tarde se reforzaron las líneas y mejoró el servicio considerablemente.

    Miguel Vázquez Vázquez

    15 diciembre 2009

    Belen C.P. La Rabida‏

    En 1223 san Francisco de Asís dio origen a los pesebres o nacimientos, en una ermita de Greccio. Pero en un principio, la escena del nacimiento de Cristo era representado por personas reales dentro de un establo con animales, no con figuras de cerámica o barro.En este primer nacimiento, san Francisco ya incluía al buey y al asno, basándose en la lectura de Isaías: "Conoce el buey a su dueño, y el asno el pesebre de su amo. Israel no conoce, mi pueblo no discierne" (Is. 1,3). Aunque estos animales ya aparecen en el "Pesebre" del siglo IV, descubierto en las catacumbas de San Sebastián en 1877.


    Posteriormente en el siglo XIV, la idea de los nacimientos se consolidó como tradición en la península itálica. En Nápoles, el rey Carlos III promovió la difusión de los nacimientos en España. Aunque los frailes franciscanos ya empezaban a difundirlos desde el siglo XIII, al igual que en Alemania.Con las modas renacentista y barroca, la decoración de los nacimientos cobró fuerza y se volvió un arte. En América, los franciscanos usaron los belenes como método de evangelización. Fue allí donde comenzaron a ser anacrónicos, ya que incluían animales y plantas americanas, que en Palestina no se conocían en tiempos de Jesús, como los guajolotes, magueyes y nopales; pero que recordaban el caracter rural de la escena.

    David Rojas Sevillano

    11 diciembre 2009

    Ruta del Arte

    Sendero para incluir en próximas rutas.
    El martes visité la zona para realizar el siguiente reportaje a petición de Manolo Guerrero.

    El camino se inicia con un tramo de ascensión, lo realizamos por el antiguo trazado del camino real de Mérida, que conserva en muy buen estado el empedrado original. Durante esta parte del recorrido se observan vestigios de infraestructuras relacionadas con el agua tales como molinos, albercas y lievas. Tras superar una cuesta de forma sinuosa nos desviaremos por el camino que aparece a nuestra izquierda. Este cruce es punto de partida para otros posibles senderos a Los Romeros, Aguafria, La Canaleja y Cerro San Cristóbal.

    El sendero en este segundo tramo se vuelve más llano y ancho permitiendo tener una privilegiada panorámica del municipio y sus alrededores a lo largo de todo el recorrido.

    En los últimos metros del paseo, mientras bajamos, aparece una pequeña zona industrial que nos anticipa el final, llegando a la intersección con la carretera que une esta localidad con la vecina Cortegana. Desde este punto podemos enlazar con otros senderos a Las Veredas, Los Acebuches, Gil Márquez y Cortegana o adentrarnos en el casco urbano por la calle Cristo y terminar el recorrido refrescándonos en la Fuente del Concejo, construida en 1701.

    «LUGARES DE GESTACIÓN»
    Técnica: hierro
    PEDRO GODOY nació en Almendralejo (Badajoz), estudió Bachillerato Artístico en la Escuela de Artes de Merida y se licenció en la especialidad de escultura por la Facultad de Vellas Artes de Sevilla. Pertenece al colectivo de Jóvenes artistas que trabaja en colaboración con la sala de
    Exposiciones «La Nave Spacial» de Sevilla. Escultor que trabaja principalmente con hierro.
    «Lugares de gestación» es una paradoja visual, una escultura realizada en placas de acero soldado conformando las escamas de una forma orgánica redondeada que nos acercan a la naturaleza a traves de la metamorfosis organicas que nos recuendan a los nidos de aves y crisálidas de Insectos, en la que los vacíos sugieren conceptos de cobijo, calor y metamorfosis.

    «EL AGUA ES EL OPIO DEL PUEBLO»
    Técnica: aerifico y spray sobre hormigón
    MANUEL LEÓN abandonó la facultad de Bellas Artes en el último curso de la carrera. Ha realizado numerosas exposiciones y proyectos, siendo miembro del colectivo «Intervenciones en Jueves» y actualmente forma parte de los grupos de trabajo del proyecto «Sobre capital y territorio II» de la UNÍA Arte y Pensamiento.
    "El agua es el opio del pueblo» es una Intervención sobre la edificación de un depósito de aguas, un mural pictórico sobre el volumen en el que un mundo orgánico imaginario y vitalista se mezcla con el paisaje serrano que lo rodea, Invirtiendo al tiempo el impacto visual de una fría arquitectura de utilidad para crear un diálogo cromático con el paisaje.

    «HITO»
    Técnica: madera reciclada, adobe y cal
    ENRIQUE LAFITA artista que reside y trabaja en la Sierra de Huelva como escultor «de oficio», obrero del arte que subsiste a base de todo tipo de encargos. Concursos y alguna que otra exposición son hasta ahora la salida para su obra personal opuesta a la «alimenticia». En el taller trabaja con cualquier material disponible, principalmente la piedra, sintiéndose un creador a destajo.
    «Hito» es una intervención en el paisaje de Almonaster construyendo una gran «Rosa de los Vientos» utilizando vigas de madera de castaño y cal, materiales cercanos ofrecidos por el propio territorio.

    «PÁJAROS SUENA BASTANTE MEJOR QUE AVES»
    Técnica mixta
    NINO GAÑÁN se formó en la Facultad de Bellas Artes de Sevilla y en la Stádelschule de Frankfurt, es profesor de escultura en la Universidad de Sevilla y doctor en BB.AA. Ha participado en proyectos de Investigación, congresos, simposios y diferentes experiencias artísticas, teniendo en su haber multitud de exposiciones. Su obra deja ver a un artista afincado en la figuración y lo matérico, sobresaliendo en su producción el uso de terracotas, metales y maderas.
    "Pájaros suena bastante mejor que aves", siguiendo su propio discurso artístico, es una Interpretación escultórica del «Bestiario» de la Iglesia de S. Martin de Almonaster la Real, utilizando el mármol de las canteras locales y acero como elemento estructural.

    «ALMONIZAJE»
    Técnica: talla en madera de pino
    ALEXIS AMADOR nació en Holanda a finales de los setenta, y si bien su carrera tiene por delante un largo recorrido, es éste un artista constructivista y cargado de imaginación que crea paradójicos juegos mediante la realización de juguetes a la escala de los propios objetos reales que se supone representan, ubicándolos en espacios relacionados que multiplican su poder icónico y su Impacto.
    Con «Almonizaje» Amador representa un astronauta que bajo el Juego de palabras del titulo hace un guiño al topónimo de la localidad, Almonaster, convirtiendo así el paisaje de la sierra en un planeta por descubrir.

    08 diciembre 2009

    VIVENCIAS EN PEÑA DEL HIERRO IV

    La Peña de Arriba

    Un conjunto de doce grupos de casas constituían este poblado, pudién­dose datar sus orígenes con anterioridad a 1904, en que ya estaban edificadas,
    Más conocida como Los Cuarteles, fue construida siguiendo un orden urbanistico dado por la naturaleza.Las cimas de los cabezos sirvieron de guia para asentar las hileras de casas, comunicadas entre sí por caminos, sin accesos de carreteras. Cada calle, o Grupo, como también se llamaban, era conocida por el nombre de algún vecino o por algo que lo diferenciaba de las demás, como la calle del Estanco o la calle de La Escuela. Aunque la orientación de los grupos no seguía una geometría ordenada, estaban construidos de tal forma que más o menos rodeaban a un área central o plaza en la que se encontraban el Paseo y el Casino, por cuyas inmediaciones pasaba la carretera de La Dehesa.

    Estas eran más precarias y carecían de los servicios mínimos.Sus ventanas eran pequeñas y las habitaciones, muchas de ellas sin puertas, se comu­nicaban entre sí y sólo unas cortinas servían para guardar algo de intimidad. Dependiendo del grupo, eran de hilera simple o doble y según esto podían tener dos o una puerta, en el primer caso disponían de una principal y por la trasera se salía al "chozo" situado a pocos metros, que los propios mineros construían como desahogo de la casa, en el segundo caso, el "chozo" estaba frente a la puerta principal. En este cobertizo, construido con muros de pizarra y argamasa de tierra, techado con juncos y tierra sobre tablas de madera, se ubicaba normalmente la cocina. Las basuras y otros deshechos se arrojaban a las esterqueras, algo más ale­jadas de las viviendas.

    Las casas se pintaban con cal, de un blanco resplandeciente y muchas de ellas lucían en puertas y ventanas macetas de geranios, claveles, azucenas, alba-hacas y otras especies, lo que conseguía dar a la barriada un ambiente acogedor y entrañable. En el interior, no faltaba como decoración algún objeto de metal relu­ciente, fabricado en los talleres por algún artista. El típico almirez, el brasero, cazos y otros utensilios cubrían las paredes, no siendo infrecuente encontrar un cuadro de la Sagrada familia colgado en lugar preferente.

    El lavado de ropa lo hacían las mujeres en las puertas de sus casas, o en el barranco de Portalegre. Llevaban las paneras y el refregador en la cabeza y utilizaban un rodete de trapo como protector. Las casas más cercanas al Dique de Abajo realizaban esta tarea en el mismo, pues aún estando prohibido, no se respetaba estrictamente la medida.
    En la zona más "céntrica", por la que si pasaba la carretera que venia de La Dehesa, se alzaba el Casino, frente al cual, más abajo y al otro lado de la carretera se encontraba el Paseo, una gran explanada de forma más o menos rectangular, con los lados menores semicirculares.Bien construido, el suelo era de tierra compactada y en el centro se erguía una farolá de hierro, rematada por brazos en forma de cruz.Estaba rodeado en su mayor parte por bancos de manpostería, que de forma continua delimitaban su perímetro. Lindando por una de sus esquinas había un escueto cerro, con pinos de pequeño tamaño, al que rodeaba una estrecha carretera cuya entrada y salida daban al propio Paseo. A comienzos de los años sesenta este cerrito fue aplanado para construir la Parroquia.

    Siguiendo la carretera hacia abajo se abría un llano más o menos circu­lar, conocido como El Llano de las Cabras, así denominado por ser el lugar donde el cabrero recogía las cabras de los vecinos para llevarlas a pastar diariamente al monte.Para el control de los animales el pastor disponía, además, de un recinto cerrado con muros de pizarra, situado a la espalda del Casino.
    Desde el Llano de las Cabras partían los caminos hacia Puerto Alegre y Los Ermitaños, y continuando de frente, subiendo una pequeña pendiente, se llegaba a los grupos de casas conocidos como Corea. Este nombre le fue dado en una época en la que se afincó en esas viviendas un gran número de arrieros procedentes de todas partes para trabajar en el transporte de mineral con sus animales. Era tal la cantidad de reyertas que se daban en esa zona que se la bautizó con el nombre de aquel conflicto bélico.

    A la entrada de estos grupos la primera edificación era la Capilla, habi­litada para el culto religioso. Junto a ella se alzaba la Cruz de los Caídos, legado de la Guerra Civil. Hoy día aún se conserva.

    Puerto Alegre
    Pronunciado portalegre. estaba situado a menos de un kilómetro al Norte de Los Cuarteles. Constituido por tres grupos de casas, cruzados por el cami­no que conducía a la Mina Chaparrita y al Ventorro de Gervasio, este caserío nunca disfrutó de la luz eléctrica.

    Los Ermitaños
    Conocido como los Ermitanos, se encontraba a kilómetro y medio al Noreste de Los Cuarteles y a unos seiscientos metros al Noroeste del Dique de Arriba. Lo cruzaba el camino hacia Campofrio y tampoco contó nunca con electricidad.

    Miguel Vázquez Vázquez

    Mantener a raya los triglicéridos

    Un exceso de triglicéridos en la sangre no siempre va unido a un problema de colesterol, pero también aumenta el riesgo cardiovascular. Cuidar la dieta puede ayudar a mantenerlos bajo control.


    Triglicéridos no es más que el nombre técnico con el que se conoce a las populares grasas.
    Las grasas o triglicéridos ingeridos con la dieta son un excelente combustible para muchas de nuestras células. Proporcionan 9 calorías por gramo –más del doble que los hidratos de carbono– y constituyen, con diferencia, la principal reserva energética del organismo, que se almacena en el tejido adiposo.
    Conviene controlarlos a dos niveles. El primero es su acumulación en el tejido adiposo. En una mujer la cantidad de
    grasa almacenada debería representar del 25 al 30% de su peso corporal, y en el hombre, alrededor del 12%. Cuando los porcentajes son inferiores se habla de delgadez y, si aumentan, de sobrepeso u obesidad.
    El otro nivel es su circulación por la sangre, que permite distribuir los triglicéridos de la dieta a los tejidos que los utilizan y al tejido adiposo, donde se almacenan las reservas que luego se movilizan para ser usadas por los diferentes órganos. Lo importante es evitar que su presencia en la sangre sea excesiva.

    Cuándo están altos La hipertrigliceridemia es una elevación anormal del nivel de triglicéridos en la sangre. Se recomienda mantenerlos por debajo de 150 mg/dl, porque niveles más altos aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares y pancreatitis. Además puede estar asociada a problemas como la diabetes mellitus y la obesidad.

  • ¿La obesidad es un exceso de triglicéridos? Sí, un exceso de triglicéridos corporales, es decir, grasas acumuladas en el tejido adiposo. El organismo acumula más reservas energéticas en forma de grasa de las que necesita por edad, sexo, talla y constitución. Y el mayor tamaño (hipertrofia) de las células del tejido adiposo se traduce en un mayor peso corporal.

  • ¿Por qué se acumulan en el organismo? La causa última es siempre un balance energético positivo, es decir, un ingreso de calorías con la dieta superior a su gasto corporal. Este exceso de energía se convierte en grasa que se almacena. En el adelgazamiento ocurre lo contrario: el gasto supera a los ingresos. Este es el principio que rige las dietas hipocalóricas.

  • ¿El sobrepeso eleva su nivel en la sangre? La hipertrigliceridemia está entre las principales alteraciones metabólicas en los obesos. Es importante mantener baja la grasa abdominal. Se aconseja que la circunferencia de la cintura, a la altura del ombligo, sea inferior a 95 cm en el hombre y a 82 cm en la mujer.

  • ¿Por qué debe evitarse el alcohol? El alcohol aumenta la síntesis hepática de los triglicéridos. Esto no quiere decir que quienes no tengan este problema no puedan beber moderadamente en el marco de un estilo de vida saludable.

  • ¿Pueden estar altos y el colesterol bajo? Sí, y al revés también, aunque existen hiperlipemias en las que ambos están aumentados. Lo mejor para la salud cardiovascular es mantener los dos en sus valores normales, para lo cual la dieta y el estilo de vida son fundamentales. No obstante, la genética ejerce en algunos casos una influencia decisiva en su desequilibrio.

  • ¿Los ácidos grasos omega-3 ayudan? Los omega-3 constituyen un nutriente esencial en la dieta y se ha demostrado que ejercen una amplia gama de efectos beneficiosos en el organismo, entre los que figuran una reducción en los niveles plasmáticos de triglicéridos y, en ocasiones, del colesterol total.

  • ¿Cuánto omega-3 se aconseja tomar? Quienes no tienen enfermedad cardiovascular deberían consumir pescado azul al menos dos veces a la semana. En caso de enfermedad cardiovascular, debe garantizarse el aporte de 1 g diario de una mezcla de EPA o DHA.

    Francesc J. Fossas (dietista)
  • 02 diciembre 2009

    Educar con el deporte

    El deporte es una gran fuente de aprendizaje para los niños, que gracias a él se ejercitan en una amplia serie de valores y actitudes, y se familiarizan con las situaciones vitales mas diversas.

    A lo largo de la infancia no se trata tanto de educar a los niños para el deporte como de procurar que el mismo depor­te sirva como medio de educa­ción. El objetivo es alcanzar una buena salud física y también ex­perimentar y adquirir una serie de actitudes que se extienden más allá de la práctica deporti­va. Algunos de los valores más importantes que un niño pue­de adquirir con el deporte son:
    Reglas. Han de seguir una serie de reglas de juego en las que queda claro lo que pue­den y lo que no pueden hacer. Esto resulta util para los niños a los que les cuesta seguir las normas y los limites en su casa o en la escuela, ya que se trata de un modo de ganar disciplina y de comprobar de forma práctica que sus actos tienen unas consecuencias.
    Respeto. Aprenden a sentir y mostrar respeto por los otros;dado que no siempre les saldrá bien su propia intervención en el juego,comprenden que sus compañeros tambien pueden fallar, lo que mejora su capacidad de empatia, es decir de saber apreciar los sentimientos del otro.


    Educación emocional. Atraves del deporte el niño experimenta una amplia gama de emociones: el sabor de la victoria, la amargura de la derrota, la dureza de la fustración, el valor del esfuerzo....
    Hábitos. Aprenden hábitos saludables tanto alimentarios como higiénicos.

    Autocontrol. Aprenden a con­trolarse, ya que se encontrarán ante muchas siluaciones adversas en las que será preciso mantener el control de si mis­mos. Eso pueden extrapolarlo fuera del deporte.
    Trabajo en equipo. Apren­den a trabajar responsable­mente y en colaboración con sus compañeros de equipo da­do que los logros son siempre fruto de ese trabajo colectivo y no solo de acciones individua­les, lo cual ayuda a facilitar su integración social y las relacio­nes personales.

    EL PAPEL DE LOS PADRES La actitud de los padres respecto a los deportes es muy impórtante y repercute notablemente en los hijos. Cuando los padres no practican ningún deporte y no conceden valor a esa actividad, si el niño no tiene una buena condición fisica, y habilidades psícomotrices dificilmente verá ese deporte como algo positivo. Un caso opuesto es el del padre apasionado por un deporte que quiere inculcárselo a su hijo a toda costa, aunque este no sea de su agrado. Será fácil entonces que el niño aborrezca esa actividad, la abandone o no llegue ni a iniciarla.
    El papel de los padres debe ser pues fomentar en sus hijos una actitud favorable hacia la actividad fisica en general, ayudándoles a que encuentren el deporte que más les guste.
    Por otro lado, los padres deben ser conscientes del compromíso que adquie­re toda la familia cuando un hijo decide realizar un deporte a nivel mas o menos competitivo. Se trata de un compromiso de tiempo importante -entrenamientos, competiciones, desplazamientos- y económico, ya que generalmente deben ha­cerse cargo de unas cuotas y de la compra del vestuario y material. Pero también deben hacer que sus hijos cumplan con esa responsabilidad haciendo que parti­cipen en todas las actividades del equipo y sin excusarlos por cualquier motivo.
    Los padres deben entender que aunque sus hijos, participen en alguna competición, se trata de deporte infantil. Esa prueba por tanto no es homologable al depor­te adulto y menos al profesional. Su misión debe limitarse a que sigan motivados, responsables y seguros de sí mismos, sin desear su victoria a cualquier precio. Por ello,si sus hijos compiten es conveniente que:

    * Se limiten a ser sus padres y no a hacer de segundos entrenadores.
    *Muestren siempre una actitud positiva, escuchando lo que cuentan de su práctica, apoyándoles y motivándoles .
    *Eviten hacer criticas o juicios descalificativos delante de los hijos por el tipo de preparación, las decisiones del entre­nador o los resultados, ya que, como en cualquier competición, hay tantos entrenadores como observadores.
    *No convertirse en hinchas agresivos cuando presencien alguna competición de sus hijos; una cosa es animarles y otra llegar al insulto o a la falta de respeto a cualquier jugador, sea del equipo contrario o propio, o al arbitro,
    * Comentar el comportamiento y la disci­plina de los niños desde el punto de vista humano y no desde un enfoque estricta­mente deportivo.
    *Si se consideera que la actuación de los responsables del equipo no es la conveniente para la educación de los niños, debe hablarse con ellos y, si es preciso. buscar otra alternativa.